Ghosting: Terminar la relación sin previo aviso

ghosting

El ghosting es un término anglosajón que aplicado a las relaciones sociales, indica una forma de terminar una relación, de forma súbita y sin dar explicaciones a la otra parte. Esta práctica se ha intensificado en los últimos años gracias a las nuevas tecnologías y formas de entablar relaciones a través de aplicaciones móviles, Whatsapp, Telegram y similares.

También es una práctica que se puede encontrar entre gente que está empezando a conocerse a través de alguna de las muchas páginas de contactos que hay disponibles en Internet.

Es una práctica que siempre ha existido. Antes bastaba con no aceptar llamadas cuando sabíamos quien estaba al otro lado del teléfono. Con la aparición de nuevas vías de comunicación es una práctica que se ha extendido mucho, especialmente en relaciones con pocos días de vida.

Ejemplo de ghosting

Imagina que llevas un tiempo quedando con alguien, os estáis conociendo, salís a divertiros, a cenar, a tomar algo, y de repente el o ella ya no responde a tus mensajes ni llamadas. No recibes respuesta alguna. La otra persona ha decidido cortar por lo sano y no quiere saber nada más de ti, sin previo aviso, sin dar explicaciones y de forma tajante. Es más, te bloquea y ya no puedes comunicarte más. Es prácticamente como si hubiera muerto.

Eso es el Ghosting, una práctica poco saludable que por desgracia va ganando adeptos en un mundo cada vez mas deshumanizado.

Causas que lo provocan

Ahora que ya sabes lo que es el ghosting, hay que preguntarse, qué es lo que lo provoca. Uno puede pensar que una persona que practica el ghosting, no debe estar muy bien de la cabeza o bien está muy harta de la otra persona para actuar de esta manera.

Yo sufrí en una ocasión ghosting, aunque no le dí mucha importancia porque era una relación que acababa de empezar y aún estábamos conociéndonos. Pero un día de golpe y porrazo dejó de comunicarse conmigo y ahí quedó todo. No supe nada más de ella.

Como digo, estábamos empezando a salir y no conocía a nadie de su familia, así que la cosa quedó entre nosotros dos.

Cuando el ghosting es preocupante es cuando sucede en una relación más larga y consolidada. No es lo mismo que corten la comunicación contigo cuando llevas 2 semanas con alguien que cuando llevas 2 años.

En general el ghosting se achaca a los 3 siguientes factores:

Falta de autoestima o excesiva introversión

Hay gente que cuando empieza una relación piensa que no merece a esa persona y decide encerrarse en si mismo/a y no seguir adelante con ello. Es una postura un tanto inexplicable pero que tiene lógica si la vemos desde el punto de vista de quien lo practica.

Esas personas creen que no son suficientemente buenos para los demás y deciden cortar por lo sano antes de causar un daño mayor que realmente sólo está en su imaginación. Esa falta de autoestima hace que no quieran dar explicaciones por vergüenza o cualquier otro motivo.

Timidez

Otra razón para hacerle “ghosting” a otra persona es no saber cómo decirle que no le interesas. Hay mucha gente a la que le cuesta horrores decir “No” y opta por el camino más fácil: Cortar todo contacto para evitar el conflicto.

Es una forma de actuar motivada por el miedo a reconocer ante el otro que ya no le interesa, y para evitar pasar por ese trago opta por no tener que discutirlo en persona o por teléfono.

Es preferible hablar las cosas y zanjarlas antes que hacer ghosting, ya que una vez pasado el mal trago de la ruptura por los motivos que sean, sólo queda mirar hacia delante. En definitiva, este caso es similar al del punto anterior y está relacionado con problemas psicológicos que necesitan ayuda de un profesional.

Ganas de hacer daño

Que hay gente mala y vengativa en el mundo es algo de sobra conocido. Practicar ghosting con el propósito de hacer daño es algo perfectamente posible, especialmente en relaciones con altibajos y de cierta duración. El hartazgo de una de las partes puede ser el desencadenante o bien una forma de protegerse ante una infidelidad.

Víctimas del Ghosting

Si bien la práctica del ghosting se centra en quien lo causa, no son pocas las secuelas que deja entre sus víctimas. Yo sin ir más lejos estuve varios días sin dormir y con un cierto grado de nerviosismo debido a ese súbito corte en la relación que sufrí y que mencioné más arriba.

En mi caso, fue algo relativamente fácil de superar ya que era una relación con una persona poco conocida, pero cuando la relación está ya mucho más avanzada, es realmente duro ya que se niega a la víctima la principal vía para comprender lo que sucede: la comunicación.

Ésta queda preguntándose qué diablos ha pasado y preocupándose por su pareja cuando ésta, consciente y de forma egoísta, ha decidido dejar la relación para siempre.Esta incertidumbre causa un gran dolor y puede ser el detonante de actos más graves como intentos de suicidio debido a la incomprensión y al sentimiento de culpa que inunda la mente de la víctima.

Los síntomas pueden verse agravados en gran medida si la persona afectada sufre de problemas como la ansiedad, depresión o baja autoestima.

Sin duda los peores ejemplos de ghosting son los que suceden en relaciones y amistades con años de antiguedad. En ese caso es duro afrontar la pérdida de la otra persona sobre todo si no sabes cuál ha sido el motivo.

En algunos casos la víctima puede llegar a sentirse como un despojo, un fracasado y a hacer como suya la responsabilidad de lo que ha ocurrido. Es también frecuente una reacción similar a la que se experimenta cuando fallece un familiar o amigo.

Cómo afrontar el ghosting

Qué hacer tras pasar por un trago así es una pregunta complicada ya que la persona que ha sufrido en sus carnes esta práctica no vuelve a ser la misma y tiene problemas para confiar de nuevo en alguien que no conoce, temerosa de que vuelva a repetirse la situación.

Además, el ghosting deja una sensación de incertidumbre que no recomiendo a nadie, ya que no sabes si la relación ha terminado o no, ni realmente qué esperar. Si la relación no iba bien o había habido discusiones previas, si es más fácil saber enfocar el problema y darle una solución. destroza a la víctima y la hace sufrir tanto.

Para afrontar el ghosting recomiendo ponerse en manos de un profesional o si no es posible apoyarse en familia y amigos para tratar de entender y darle una solución. Una vez superada la inevitable y dolorosa fase inicial es recomendable buscar nuevas amistades o hobbies que te mantengan entretenido/a y que te hagan olvidar el calvario sufrido.

De nada sirve lamentarse cuando sabemos que nuestra antigua pareja ha cortado por lo sano y probablemente estará disfrutando en compañía de otra persona, porque no nos engañemos, numerosos casos de ghosting están motivados por la presencia de un tercero al cual desconocemos y que es el detonante del fin de la relación.

Leave a Reply